martes 17 de julio de 2018martes 17 de Jul. de 2018

Cómo el reggaeton ha normalizado la violencia de género

“Si sigues en esta actitud voy a violarte”

11/5/2018 a las 10:56 pm  -  Excelsior  -  Mexico

 

 

e voy a dar bien duro como Chris le daba a Rihanna”, reza una de las canciones más polémicas, la cual hace alusión a la violencia sufrida por la cantante por parte de su ex pareja.

“Si sigues en esa actitud voy a violarte hey así que no te pongas alzada. Yo se que a ti te gusta porque estás sudada si ma recién salida de una sauna, que esta noche terminas con una trauma. Llama a la chiqui fobia yo quiero vacilar no quiero novia así que ponte contra la pared he he he”. Éstas son sólo algunas de las frases que componen la canción que tiene por nombre ‘Contra la pared’ y cuyo video cuenta con 13 millones de visualizaciones en Youtube.

 

Sumisión, violencia, sexo y dinero son parte de los elementos que dan vida al reggaeton, uno de los estilos musicales más famosos de los tiempos actuales, el cual a través de sus letras ha normalizado tácitamente la violencia en perjuicio del género femenino. Conceptos que serían abiertamente repudiados en situaciones cotidianas, son insertados en canciones pegajosas que permiten que éstos formen parte del vocabulario que utilizamos a diario sin darnos cuenta de que se trata de un mensaje que invita explícitamente al odio.

 

La veneración al género masculino, que tiende a ser el planteamiento central de los videos musicales, responde al factor principal con el que la mujer es presentada como un ser inferior, un objeto sexual y un ser que pide a gritos ser sometida por un hombre que no tenga piedad con ella.

 

La mayoría de las canciones que suenan en las principales radios latinoamericanas, emergen en base a contenido violento explícito. “Azotar”, “obligar”, “forzar”, “violar”, suelen ser integrados a las canciones como verdaderas prosas literarias para posteriormente ser cantadas por miles y millones alrededor del mundo que paulatinamente utilizan los conceptos como propios.

 

“Quiero amarte duro”

“Amarte duro” es el nombre que lleva una de las últimas canciones de Farruko junto a Víctor Manuelle, quienes tomaron un ejemplo de violencia de género de la vida real, para insertarlo en uno de sus éxitos musicales. En febrero del 2009, una serie de fotografías que mostraban a Rihanna lograron apoderarse de internet. La reconocida cantante aparecía junto a múltiples moretones, hematomas y heridas en su rostro, especialmente en sus labios. Días después la noticia se vio fatalmente agravada: Rihanna había sido víctima de violencia por parte de Chris Brown, quien la habría engañado con otra mujer.

La fotografía recorrió el mundo en tan sólo un par de segundos. Chris Brown, quien era su novio en ese entonces, fue repudiado de manera global. Hoy y a casi 10 años del episodio, múltiples expertos coinciden en que ese fue el incidente que lo sepultó como artista. Pese a que el cantante de 29 años sigue vigente en la industria de la música, sus canciones dejaron de integrar el “top 5” de los éxitos a nivel mundial.

 

Rihanna sufrió lesiones de carácter grave por parte de su pareja, sin embargo hay quienes siguen sin entender el trasfondo de la situación. La canción de Manuelle y Farruko habla sobre el profundo amor que sienten por alguien. Los sentimientos hacia ella son tan fuertes que incluso llegan hasta la violencia.

 

“A diario, te juro que no aguanto las ganas

Y te voy a dar bien duro como Chris le daba a Rihanna

Esas son mis intenciones

Es que quiero amarte duro”.

 

¿Sentimos lo que escuchamos?

El inicio de la pubertad masculina suele asociarse con videos o cintas pornográficas en las que las mujeres son violadas, sometidas y golpeadas en orden de alcanzar presuntamente la satisfacción sexual. Mujeres de todas las edades ruegan para ser tratadas de forma violenta, hecho que inserta en los jóvenes el deseo o la fantasía de replicar lo anteriormente visto a través de la pantalla.

 

A través del tiempo, las canciones ligadas al género del reggaeton se han transformado en una oda a la violencia sexual y a la sumisión femenina, hecho que de alguna manera ha logrado aminorar la gravedad de algunas actitudes y situaciones que hoy dan vida al abuso y a la violencia de género que le ha arrebatado la vida a miles de mujeres inocentes.

Debido a que este género hoy forma parte intrínseca de la cultura hispanoamericana, no existen espacios que nos inviten a reflexionar sobre la letra de las canciones que repetimos una y otra vez. “¿Sentimos lo que escuchamos?” fue el nombre de una polémica campaña en Colombia, con la cual su autora, la fotógrafa Lineyl Ibáñez, buscó crear conciencia sobre la degradación a las mujeres que inscribe el género musical.

“La crítica va dirigida a los contenidos de las canciones que dejan a las mujeres como objetos sexuales, que no solo en las letras son agredidas, sino que además en los vídeos son usadas como símbolos de sexo que más ‘publicidad’ de la música”.

 

“Muchos aún piensan que esta campaña es exagerada, que es muy extremista. Les informo que es una cruda realidad, no sólo en Bogotá, sino en todo el mundo: las mujeres somos víctimas y estamos luchando por la igualdad y el respeto”.

 

La crudeza con la que fue llevada a cabo la campaña, difundida en el año 2016 a través de redes sociales, permitió que ésta se volviera viral especialmente por parte de usuarias, quienes reconocieron sentirse ultrajadas por ciertas canciones de reggaeton. De acuerdo a Ibáñez, 8 de cada 10 mujeres encuestadas afirmaron sentirse violentadas por la forma en que los cantantes de este género continúan exteriorizando a las mujeres y normalizando la violencia de género.

 

 

 

 

 

 

   

 

 

Artículos que te pueden interesar

 

 

 





PUBLICIDAD DE LIBELULA - COMPRA TUS BOLETOS AQUÍ MISMO